5 factores no físicos que influyen en la actividad física

hacer ejercicio

Hacer ejercicio, practicar algún deporte o simplemente realizando alguna actividad física es algo maravilloso, que puede ayudarnos a estar más sanos y pasar un buen rato. Pero también puede ser demandante, requiriendo que seamos fuertes y persistentes.

Esto ocurre porque, incluso si la actividad suele ser divertida, también puede significar realizar un esfuerzo físico, poniendo a prueba nuestra resistencia, nuestra persistencia y nuestra fuerza.

Pero no todo el esfuerzo realizado cuando hacemos una actividad física es precisamente físico, pues también existen muchos otros factores, como nuestra mente o circunstancias externas que pueden hacer más difícil la práctica.

Entrenando nuestra mente

Si pensamos en alguien que se dedica a un deporte como correr maratones, triatlones o incluso una de las disciplinas más demandantes, conocida como el Iron Man, que es un triatlón pero con distancias muy largas; podríamos pensar en alguien muy fuerte.

Pero muchas personas también podrían pensar que una competencia donde tenemos que presionarnos para continuar durante horas superando diversas pruebas que requieren tanto esfuerzo para continuar es también algo mentalmente demandante.

Por esta razón, algunas veces realizar una actividad física, además de requerir que entrenemos y ejercitemos nuestro cuerpo, también requerirá que aprendamos a ser pacientes, persistentes y realmente conocer nuestras capacidades y nuestros límites.

  1. Recorrido repetitivo

Deportes como el running, el atletismo, el ciclismo o la natación; podrían ser vistos como actividades muy recreativas, especialmente cuando son realizadas afuera, al aire libre o en la naturaleza.

Pero también son disciplinas generalmente individuales, en las que los atletas deben pasar, algunas veces, recorridos largos y repetitivos solos, y tratando de mantenerse enfocados en su meta.

Por ello, cuando el deporte es siempre practicado en el mismo lugar, especialmente en el caso de disciplinas individuales, la ausencia de cambio en el recorrido, como en el caso de las pistas de carrera, podría ser un factor para que el atleta se sienta cansado, y es importante aprender a superar esto.

  1. Querer abandonar aun teniendo energía

Las actividades físicas nunca deberían hacerte sentir mucho dolor y que esto signifique que todo está bien, pues el deporte y otras actividades no están hechas para sufrir, sino para disfrutar, competir y probarte.

Sin embargo, el cansancio físico puede ser el causante de muchos pensamientos negativos, donde la persona podría comenzar a pensar en abandonar incluso si aún le queda energía, pero necesita motivación.

Para superar esto, es muy importante aprender a reconocer nuestras capacidades y límites reales; pudiendo diferenciar el hecho de sentirnos cansados de realmente necesitar detenernos.

  1. Clima difícil

No todos los países o incluso ciudades tienen un clima complicado, existiendo algunos lugares donde el clima se mantiene más o menos igual durante todo el año, y las personas están acostumbradas a este.

Sin embargo, el clima podría ser un factor muy importante en nuestro desempeño. Cuando hace mucho calor, nos deshidratamos más rápido y nos cansamos fácilmente; mientras que cuando está muy frío, podría ser más difícil respirar o no sentirnos completamente calientes para desempeñarnos como queremos.

  1. Sentir miedo de lo que otros podrían pensar

El miedo, real o no, de que otras personas se burlen de nosotros es bastante común y también podría estar presente en el deporte y la actividad física; haciendo que algunas personas no den tanto como podrían.

Esto podría ser especialmente común en personas que solo están comenzando a practicar una disciplina y podrían sentirse intimidados por sus compañeros más experimentados. Pero deberíamos recordar que todos comenzamos desde cero, y equivocarse es parte del aprendizaje.

Pero esto también podría ocurrir con personas practicando una disciplina que sea víctima de estereotipos, como la forma de desplazarse en la marcha olímpica, que lejos de ser “tonta”, requiere muchísima práctica, por lo que es importante no tomar en serio los comentarios negativos y hacer lo que disfrutamos.

  1. Tener miedo de lastimarte

La mayoría de deportes y actividades tienen un mínimo de reglas y medidas de seguridad para ser practicadas, lo cual no significa que no existan posibilidades de lastimarte, pero que, siendo cuidadosos, el riesgo puede ser considerablemente disminuido.

¡Suscríbete!

Suscríbete para recibir todas las novedades antes que nadie

Consejos Fitness

Hola, me llamo Álvaro. Soy licenciado en Ciencias de la Actividad física y del deporte por la Universidad Europea de Madrid, y especialista internacional en nutrición deportiva. También soy el culpable de que exista este blog. Actualmente trabajo como entrenador personal a domicilio así como en varios gimnasios de la zona de Madrid. Trabajo con todo tipo de perfiles. Mis 10 años de experiencia me permiten trabajar en rehabilitación de lesiones, pérdida de peso, aumento de masa muscular, o entrenamiento específico de cualquier deporte. Soy entrenador del método hipopresivo y de pilates.

También te podría gustar...

Deja un comentario