No todo lo que se oye es cierto…

A veces el peor consejero puede ser el buscador del ordenador. Y es que cada vez hay más gente que se deja en manos del Sr. Google a la hora de recibir consejos sobre lo que sea. Pero si se trata de tu salud, te recomiendo que aparques el PC y pidas consejos a alguien que sepa del tema.

Como estamos en la época de la operación bikini, me llegan a los oídos antiguos remedios o mitos que tal vez se deberían reconsiderar.

Vamos a ver los falsos mitos estrellas de esta temporada.

1. Debes desintoxicar tu cuerpo con un zumo que te depure.

Desde las celebridades más famosas hasta algunos entrenadores personales han dicho alguna vez han recomendado tomar zumos de todas las variedades después de un fin de semana de “comidas trampas”. De hecho, si tecleas en Google  “dieta desintoxican” te aparecerán cientos y cientos de batidos, zumos, o dietas estrellas para recuperar lo perdido, o más bien lo ganado.

Lo cierto es que alimentarte a base de batidos durante un día mucho mal no te hace. Pero seguramente pases bastante hambre en tu intento de depurarte. Si de verdad quieres sentirte mejor, come saludable a base de frutas y verduras, duerme bien y no bebas más de una bebida alcohólica al día.

2. Los refrescos light engordan.

Aunque han intentado demostrar que es cierto, se hizo una prueba donde se demostró lo contrario. En el estudio de 12 semanas de duración publicado en “Obesity”, las personas que bebieron bebidas light perdieron una media de 5,5 kgs, un 44% más que aquellos que sólo bebieron agua (que perdieron 4 kgs). Y no sólo eso, los que bebieron bebidas light se mostraron más satisfechos. En otros dos estudios publicados en el American Journal of Clinical Nutrition realizado por la Universidad de Carolina del Norte en 2012 y 2013, asigno aleatoriamente a unos sujetos a beber agua o bebida light sin hacer ningún otro cambio en su alimentación.



Después de 6 meses los bebedores light tenían más predisposición a perder peso (5% del peso corporal) comparado con el grupo de control. Los estudios concluyen que si estás intentado perder peso, las bebidas light pueden ayudarte a eliminar los kilos de más ya que son buenos compañeros en una dieta de pocas calorías.

 3. La sal de mar tiene menos sodio que la sal de mesa. Además es más rica en minerales.

Resulta que la sal de mesa y la más exquisitas de las sales de mar como son las del Himalaya, contienen la misma cantidad de sodio por cucharada (unos 2.300 miligramos). En cuanto a los minerales, no tienen cantidad suficiente como para que haya un claro vencedor. Aún así, una cucharada de sal de mesa tiene 1mg de calcio, comparado con los 12 mg de la sal de mar. Aunque esos 12 mg sean un 1% de la CDR, no es una manera demasiado saludable de tomar calcio.

Mucha gente piensa que como la sal de mar es más sabrosa, pueden usar menos cantidad (de manera que se reduce también la cantidad de sodio). Aún así debe quedarte algo muy claro – la sal de mar no tiene apenas yodo, y la falta de este mineral puede provocar retardo en el crecimiento, gota, y mucho más. Sobre todo en embarazadas. De modo que no sólo uses la sal de mar en tu alimentación.

4. Algunos alimentos tienen calorías negativas.

Este es uno de las falsos mitos más raros que he oído. Y es que cuando algo suena tan bien es raro que sea cierto, verdad? Pues en esta ocasión puede que lo sea. El tema es que la digestión de esos alimentos quema más calorías que las que ellos mismos contienen. Esto proviene del efecto térmico de los alimentos (que no es otra cosa que la cantidad de energía que se usa en la digestión de un alimento).

Lamentablemente esto no es del todo cierto. El efecto térmico va desde un 10% ó 20% de las calorías de un alimento. En resumen, aunque estos alimentos sean saludables y ayuden a perder peso, nunca se producirá un déficit de calorías.

5. Se tardan 21 días en romper con un vicio (o para crear uno nuevo)

La verdad es que no hay una fecha mágica a partir de la cual ya dejas de fumar, o dejas el azúcar, etc. Un estudio evaluó los cambios de conducta que se dan a la hora de crear un hábito (por ejemplo comer una pieza de fruta al día) y se tardó una media de 66 días. Aún así tampoco es exacto ya que hubo enormes variaciones desde los 24 días hasta los 254. Los autores dedujeron que que el plazo dependía de lo duro que sea el nuevo hábito que vayas a adquirir así como la fuerza de voluntad. Si estás intentando algo nuevo como hacer ejercicio todos los días, date tiempo para convertirlo en rutina. No va a pasar de la noche a la mañana y puede que tampoco en 21 días.


[social-bio]

Consejos Fitness

Hola, me llamo Álvaro. Soy licenciado en Ciencias de la Actividad física y del deporte por la Universidad Europea de Madrid, y especialista internacional en nutrición deportiva. También soy el culpable de que exista este blog. Actualmente trabajo como entrenador personal a domicilio así como en varios gimnasios de la zona de Madrid. Trabajo con todo tipo de perfiles. Mis 10 años de experiencia me permiten trabajar en rehabilitación de lesiones, pérdida de peso, aumento de masa muscular, o entrenamiento específico de cualquier deporte. Soy entrenador del método hipopresivo y de pilates.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Menos mal que alguien decide hablar de estos temas. Se dicen cada vez más cosas de lo que realmente quedo sorprendida. Cada vez nuevas normas en las dietas de adelgazamiento y cosas contradictorias y al final, nos volvemos locas intentando seguir las normas correctas. Yo no soy una entendida del tema, pero entiendo que una dieta lo más natural posible es lo correcto para nuestro organismo. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *