Las 25 mentiras sobre las dietas (II)

8. Las espinacas tienen mucho hierro:

Era la típica cantinela que teníamos de niños para que nos comiéramos las espinacas. Pero sabías que las lentejas tienen 7mg/100g de hierro frente a los 3mg de las espinacas? Además, el alga Dulse contiene 150mg! y una ración de 100g de berberechos tiene casi 25mg de hierro. Por otro lado, no hay que olvidar que las espinacas tienen sustancias laxantes y quelantes, que hacen que sea más difícil la absorción del mineral.

9. Debemos huir del colesterol:

El colesterol es una grasa necesaria para la vida, a partir de la cual se forman los ácidos biliares, las hormonas sexuales, los corticoides, la vitamina D, etc. El 85% del colesterol se forma en el hígado de forma natural. Los problemas vienen cuando hay un incremento de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), que se encargan de transportar el colesterol desde el hígado a los tejidos, donde se puede acumular en las paredes arteriales.

En resumen, el colesterol no es malo, realiza una función importante en nuestro organismo , pero el abuso de grasas saturadas (carnes rojas, huevos y lácteos) es el responsable de la aparición de problemas cardiovasculares.

10. La vitamina C te curará de un resfriado:

La vitamina C interviene en la síntesis del colágeno, es antiinflamatoria, y cicatrizante. Se le asocia al sistema inmunitario y se le atribuyen propiedades antiinfecciosas. Pero hasta la fecha no hay ningún estudio que concluya que la vitamina C puede prevenirte de un resfriado.

11. El agua mejor entre horas:

El agua no tiene calorías por lo que es imposible que pueda hacerte engordar, independientemente del momento en que se tome. Parece ser que personas con problemas de retención de líquidos suelen tener problemas de digestión y eliminación del agua cuando se combina con ciertos alimentos, pero no hay estudios que lo demuestren.

12. Las dietas cambian el metabolismo:

El metabolismo depende de muchos factores como la genética, edad, peso, sexo y alimentación. El metabolismo de una persona no cambia, pero estos factores varían constantemente, empezando por la edad y acabando por los alimentos que hemos consumido ese día. Una dieta hace que el gasto calórico sea menor al bajar el peso en kilos y disminuir las necesidades de calorías. Por el contrario, el ejercicio aumenta la tasa metabólica al incrementar la masa muscular.

En resumen, ninguna dieta cambia tu metabolismo, lo que cambian son tus hábitos y circunstancias.

13. Hago abdominales para adelgazar:

Vayamos por partes: Al hacer abdominales trabajamos dicho músculo y lo hacemos más fuerte e incluso más tonificado. Por otro lado, qué pasa con la grasa que recubre los abdominales? Nada, absolutamente nada. Cuando haces este tipo de ejercicios estás actuando sobre el músculo y no sobre las grasas.

¡Suscríbete!

Suscríbete para recibir todas las novedades antes que nadie

Consejos Fitness

Hola, me llamo Álvaro. Soy licenciado en Ciencias de la Actividad física y del deporte por la Universidad Europea de Madrid, y especialista internacional en nutrición deportiva. También soy el culpable de que exista este blog. Actualmente trabajo como entrenador personal a domicilio así como en varios gimnasios de la zona de Madrid. Trabajo con todo tipo de perfiles. Mis 10 años de experiencia me permiten trabajar en rehabilitación de lesiones, pérdida de peso, aumento de masa muscular, o entrenamiento específico de cualquier deporte. Soy entrenador del método hipopresivo y de pilates.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *