Entrenamiento en ayunas. ¿Ángel o demonio?

Muchas veces hemos oído las ventajas de entrenar con el estómago vacío pero, ¿responderá bien nuestro cuerpo a tal estímulo? ¿De verdad me ayudará a perder peso? ¿Pero si lo que quiero es ganar masa muscular, no debería comer algo?

Pues bien, espero poder explicaros los pros y los contras de entrenar antes del desayuno tanto si quieres perder peso como si quieres ganar masa muscular.

Trabajo cardiovascular:

El principal objetivo de este tipo de entrenamiento es la combustión de grasa y el aumento de la cantidad de glucógeno que podemos almacenar. Una de las principales fuentes de energía de nuestro organismo es el glucógeno (almacenado en el hígado), que pasa a ser glucosa cuando va a la sangre para proporcionarnos energía. El único problema es que por las mañanas, al no haber consumido alimentos, éstos depósitos se encuentras practicamentes vacíos.

Entonces, ¿de dónde sacamos la energía?

Aquí es donde entra el metabolismo de las grasa. La grasa es un combustible que tiene protagomismo cuando el glucógeno no puede proporcionarnos suficiente energía. Lo que hay que tener en cuenta es que se trata del combustible más lento y por tanto, el ejercicio deber y acorde al ritmo de la quema de grasas.

Para que se entienda mejor, si el ejercicio matutino es demasiado intenso, no va a haber suficiente glucógeno para darnos fuelle y la grasa tampoco va a poder acabar su proceso de oxidación a tiempo.

El resultado ser mareos, sudores fríos y vómitos. En resumen: Pájara.

Por eso lo único que hay que tener en cuenta es que el ejercicio cardiovascular sea de intesidad ligera/moderada.

Otro beneficio del entrenamiento aeróbico en ayunas es, que como se ha vaciado el depósito de glucógeno, cuando se vuelva a rellenar debido a los hidratos de carbono de los alimentos, éste se hará más grande pudiendo albergar más glucógeno.

Esto es bueno porque cuando comemos, cuando el depósito se llena del todo, si siguen entrando hidratos de carbono, éstos se acumularan, sí, pero en forma de grasa.

 

Trabajo de fuerza:

En este tipo de entrenamiento la lógica dice que si no tengo energía rápida no podré levantar mucho peso pero, sorprendentemente el trabajo con peso con el estómago vacío sí puede generar un aumento de la masa muscular.

En varios estudios averiguaron que si se entrenaba en estas condiciones se mostraba una mayor expresión de la proteína P70s6k, que es el principal marcador del crecimiento muscular. Eso sí, la expresión de esta proteína se da de mayor manera si cuando concluye el entrenamiento tomas una bebida rica en hidratos de carbono, proteína y BCAAS.

Una vez más, y como pasa con los depósitos de glucógeno, se produce una supercompensación, que no quiere decir otra cosa que, cuando el cuerpo estás por debajo de sus posibilidades o reservas, cuando se recupera lo hace de una manera más fuerte.

 

Como conclusión es mi obligación decir que siempre que se vaya a hacer un entrenamiento en ayunas es importante que previamente hayais entrenado. No es recomendable para gente que acaba de entrenar. Y si aún así decidís hacerlo, por favor, que sea bajo la supervisión e un profesional.

¡Suscríbete!

Suscríbete para recibir todas las novedades antes que nadie

Consejos Fitness

Hola, me llamo Álvaro. Soy licenciado en Ciencias de la Actividad física y del deporte por la Universidad Europea de Madrid, y especialista internacional en nutrición deportiva. También soy el culpable de que exista este blog. Actualmente trabajo como entrenador personal a domicilio así como en varios gimnasios de la zona de Madrid. Trabajo con todo tipo de perfiles. Mis 10 años de experiencia me permiten trabajar en rehabilitación de lesiones, pérdida de peso, aumento de masa muscular, o entrenamiento específico de cualquier deporte. Soy entrenador del método hipopresivo y de pilates.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *