Cosas que haces mal cuando quieres empezar a perder peso

Ya has tomado la decisión: quieres bajar de peso y vas a conseguirlo. Si es la primera vez que te propones este reto debes tener en cuenta algunas cosas que tal vez hagan que ese objetivo se aleje sin darte cuenta.

1. No debes tomar la crema de cacahuete fuera del tarro.

A pesar de que la crema de cacahuete está repleta de cosas saludables como las grasas buenas, no está exenta de muchas calorías (una cucharada tiene 105 calorías nada menos). Es tentador comerte el bote a cucharadas y pensar que tus pantalones van a seguir entrándote sin problemas. Esto es importante de recordar con todas las comidas saludables. Sólo porque se consideren como sanas y nutritivas no quiere decir que puedas comer todo lo que quieras. Evita atiborrarte de esos famosos picoteos de almendras, semillas o patatas bajas en grasa.

2. Ser vegano no implica la pérdida de peso automática.

Hay gente vegana que son delgadas y parece que gozan de buena salud. Pero no quiere decir que si sigues su estilo de alimentación te vaya a pasar lo mismo. Tal vez dejes de lado la carne animal pero empieces a comer cantidades industriales de pasta, pan, patatas fritas, helados sin lactosa o cupcakes para veganos. Es cierto que también puedes inclinarte por la fruta fresca, legumbres, comida integral para perder peso, pero la “comida basura para veganos” también va a retrasar ese ansiado objetivo.

3. Andar no es suficiente.

Está claro que caminar todos los días es mejor que quedarse tirado en el sofá, así que es probable que pienses que si caminas todos los días vas a perder peso muy rápido. Pues debes saber que, aunque si eras totalmente sedentario sí es cierto que algo hará, caminar no quema tanto como correr y otras actividades más vigorosas. Cuando llega la hora de perder peso deberías quemar unas 3.500 calorías a la semana para perder medio kilo aproximadamente. Así que ya sabes, si de verdad quieres perder peso dale caña a la intensidad de tu entrenamiento e incluso dedícales más tiempo.

4. Un entrenamiento no quiere decir que puedes comer lo que quieras después.

Después de salir a correr o de acabar una clase de step no es buena idea la falsa creencia de “puedo comer lo que quiera puesto que ya he quemado suficientes calorías“. En resumen: estarás deshaciendo el buen trabajo que has llevado a cabo con tu sesión. Si necesitas un premio por haber entrenado duro, no lo hagas con la comida. Cómprate una revista sobre fitness (que encima te motivará para tu siguiente sesión), date un capricho en forma de ropa de entrenamiento (que luego querrás estrenar cuanto antes), o simplemente comparte con tus amigos tus logros de ese día.

En fin amigos, si ya has dado el paso de ponerte en marcha te doy mi enhorabuena. Ahora es el momento en el que sólo tú formas parte de ese objetivo. Yo confío en ti y sé que tarde o temprano lo vas a conseguir.

¡Un abrazo!

¡Suscríbete!

Suscríbete para recibir todas las novedades antes que nadie

Consejos Fitness

Hola, me llamo Álvaro. Soy licenciado en Ciencias de la Actividad física y del deporte por la Universidad Europea de Madrid, y especialista internacional en nutrición deportiva. También soy el culpable de que exista este blog. Actualmente trabajo como entrenador personal a domicilio así como en varios gimnasios de la zona de Madrid. Trabajo con todo tipo de perfiles. Mis 10 años de experiencia me permiten trabajar en rehabilitación de lesiones, pérdida de peso, aumento de masa muscular, o entrenamiento específico de cualquier deporte. Soy entrenador del método hipopresivo y de pilates.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Es común ver como hay personas que se proponen a perder peso y por el simple hecho de que comienza a hacer ejercicio de forma rutinaria creen que ya pueden comer lo que quieran porque “lo están quemando” XD Para mí la única posibilidad de bajar peso es llevar a cabo un entrenamiento específico adaptado a tu estado de forma y objetivos, así como una dieta personalizada y adecuada. Estar a dieta no significa pasar hambre como muchos cree. Sino adaptar tu alimentación a lo que tu cuerpo necesita y al objetivo que te has propuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *