Cómo evitar ganar peso si cenas tarde

cenar-tarde

Has trabajado hasta tarde y no tienes nada en la nevera, tu estómago no para de rugir suplicando cualquier cosa que pilles a primera vista (incluso ese McAuto tan socorrido y que tan bien sienta).

Pues a pesar de que hay estudios que dicen que saltarte la cena si es demasiado tarde hace puede ser el secreto de todas las dietas, vamos a ver cómo puede saciar tu apetito nocturno sin que por ello vayas a ponerte unos kilos de más.

Un nuevo estudio publicado en la revista Cell Metabolism encontró que los ratones que tenían acceso a la misma alimentación alta en grasas durante 8 horas (pero únicamente de día), estaban más sanos y delgados que aquellos que tenían la misma alimentación pero durante todo el día. Incluso habiendo consumido el mismo número de calorías. Pero, ¿lo que es saludable para los ratones lo es también para los humanos? Todo tiene que ver con el autocontrol:

La especialista en nutrición deportiva Heather Mangieri dice que “la restricción de comida en humanos es menos controlada, y tiene que ver más con mantener un entorno saludable y una  gran fuerza de voluntad“. ” Las horas de la media tarde son las que la mayoría de la gente admite  “perder el control” comiendo ya que se ha acabado la jornada laboral y es hora de descansar y relajarse”.

Pero por mucha fuerza de voluntad que tengamos, la mayoría de las veces una cena tardía es la único opción que tenemos. Heather dice que “no es tanto la hora a la que comemos o cenamos, sino lo que haya en el plato“.

Veamos lo que debes hacer si vas a cenar tarde:

1. Reduce los carbohidratos.

Si la cena es más tarde de las 22:00 y te vas a acostar dos horas después, la cena debería ser de menor cantidad y con menos hidratos de carbono. La mejor opción es algo de proteína (pollo, pavo…) con una guarnición de verduras. De este modo seguirás alimentando a tu cuerpo con los nutrientes necesarios sin riesgo de ganar unos kilos de más.

2. No te saltes la cena.

Ir al McAuto no es una buena opción, pero tampoco lo es saltarte la cena. Irte a la cama con el estómago cantando la traviata va a  hacer que te cueste más dormir, que no descanses o que caigas en la tentación de levantarte a media noche para picar algo de la nevera (ah no! que estaba vacía!).

3. Frena el ataque de hambre de media noche.

Para evitar el ataque de hambre de media noche come una pequeña cantidad de proteína, como un huevo cocido o un trozo de queso. Cuesta más digerirlo y te mantendrá más lleno/a durante más tiempo.

¡Suscríbete!

Suscríbete para recibir todas las novedades antes que nadie

Consejos Fitness

Hola, me llamo Álvaro. Soy licenciado en Ciencias de la Actividad física y del deporte por la Universidad Europea de Madrid, y especialista internacional en nutrición deportiva. También soy el culpable de que exista este blog. Actualmente trabajo como entrenador personal a domicilio así como en varios gimnasios de la zona de Madrid. Trabajo con todo tipo de perfiles. Mis 10 años de experiencia me permiten trabajar en rehabilitación de lesiones, pérdida de peso, aumento de masa muscular, o entrenamiento específico de cualquier deporte. Soy entrenador del método hipopresivo y de pilates.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *