5 mitos del cardio que te hacen gordo

homergordo

Siempre has oído que para perder peso hay que correr al 60% de tu frecuencia cardiaca, que si no corres mínimo media hora no quemas grasas, que no hay que hacer trabajo de fuerza y debes ceñirte sólo al cardio….

Pues…. ¿y si te digo que tal vez eso ya ha pasado de moda? Vamos a ver algunos mitos que hacen que no pierdas peso de la manera más rápida. Bueno, o que directamente no pierdas peso.

1. Cardio hasta la muerte

Hacer sólo cardio puede hacerte quemar menos calorías de lo que te piensas. El trabajo de fuerza aumenta tu masa muscular, lo que hace que tu metabolismo se acelere. Así que ya sabes, cuando más músculo hay, más calorías quemas a lo largo del día.-

Es más, algunos trabajos de fuerza pueden quemar el doble que el trabajo cardiovascular. O eso dice un estudio reciente del american Council on Exercise que concluye que el entrenamiento con kettelbells puede quemar hasta 20 calorías por minuto (el equivalente a correr durante 6 minutos.

2. ¿Cardio y fuerza o fuerza y cardio?

Esta pregunta se equipara a si viene antes el huevo o la gallina. Y como siempre….todo depende. Si tienes pensado subirte a la cinta a hacer un HIIT, es probable que no te quede fuelle para la sesión de fuerza. Incluso aumenta el riesgo de lesionarte. Si según tu plan vas a entrenar con intervalos de alta intensidad y tu resistencia, entonces deja la sesión de fuerza para otro día.

3. Correr buscando un número en la cinta.

Correr en la cinta hasta llegar a un número mágico es una pérdida de tiempo ya que las cintas rara vez aciertan con el gasto calórico real que has tenido. Olvídate de los números y concéntrate en la intensidad de tu entrenamiento. Si trabajas duro durante cortos periodos quemarás más calorías incluso después de acabar de entrenar. Te recomiendo usar un pulsómetro para trabajar entre 75 y 85% de tu frecuencia máxima o llegar a un 8 ó 9 de la escala de percepción.

4. Se adelgaza corriendo despacio

Tu cuerpo sí quema grasa durante el trabajo de baja intensidad (sobre el 65% de tu frecuencia cardiaca máxima), pero aún así no es lo que más necesitas para perder peso. Lo que cuenta son las calorías totales que has quemado y las que quemarás después de entrenar. Esto está claro, cuanta más caña te des, más calorías quemas.

Pero espera, antes de ponerte a darlo todo recuerda que el trabajo de alta intensidad es duro y tienes que hacerlo bien. Comienza alternando ejercicios de baja intensidad con otros de alta intensidad. Siempre de menos a más.

5. Estómago vacío

No puedes conducir un coche sin gasolina, ¿no?. Pues lo mismo pasa con tu cuerpo. El problema está en que los músculos que mueven tu cuerpo a la hora de hacer cardio, necesitan una combinación de hidratos de carbono y grasas para poder funcionar. Cuando entrenas con tus depósitos vacíos tu cuerpo coge los hidratos y grasas de tu sangre y de tus músculos y no de tus células grasas (según Michael Olson, profesor de fisiología del ejercicio en Auburn University). Además sin gasolina no hay energía, sin energía no aguantamos el entrenamiento a una buena intensidad, y como a mayor intensidad mayor número de calorías quemadas……. pues eso.

¡Suscríbete!

Suscríbete para recibir todas las novedades antes que nadie

Consejos Fitness

Hola, me llamo Álvaro. Soy licenciado en Ciencias de la Actividad física y del deporte por la Universidad Europea de Madrid, y especialista internacional en nutrición deportiva. También soy el culpable de que exista este blog. Actualmente trabajo como entrenador personal a domicilio así como en varios gimnasios de la zona de Madrid. Trabajo con todo tipo de perfiles. Mis 10 años de experiencia me permiten trabajar en rehabilitación de lesiones, pérdida de peso, aumento de masa muscular, o entrenamiento específico de cualquier deporte. Soy entrenador del método hipopresivo y de pilates.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *